jueves, 6 de febrero de 2014

Senderismo por El Calar de la Santa y El Sabinar

La de hoy es la primera ruta que hago con los compañeros del Centro Excursionista de Cartagena (CEX, en adelante) y estoy seguro que no será la última. Hoy toca por las tierras altas del Noroeste murciano, ya casi en la frontera con la provincia de Albacete.

Concretamente, por El Campo de San Juan, El Calar de la Santa y El Sabinar, una fría altiplanicie aunque hoy hemos tenido un día relativamente bueno y soleado.

Tras casi dos horas de autobús desde Cartagena (con breve parada en un restaurante de carretera incluida), llegamos al punto de comienzo: un camino que sale a la izquierda de la carretera, a poca distancia del pueblo de El Sabinar, en el Campo de San Juan (bueno, en realidad, junto al letrero que indica que se acaba el Campo de San Juan).

Iniciamos la excursión, por estas tierras llanas, alrededor de 60 personas y un pequeño galgo italiano que es, sin duda, el personaje más pintoresco del grupo: bastante ardiloso y asustadizo (porque iba atado todo el tiempo que si no, habría llegado ya a su pais de origen por lo menos).

Pasamos por caminos y sendas y también por los márgenes de los labrados. En un lugar, al comienzo de la ruta, tenemos que cruzar un vallado a través de una puerta habilitada para ello.

Primera parada en la finca de La Torre y foto de grupo allí (bandera del Club incluida).

Junto a una gran sabina, los que íbamos más adelantados seguimos adelante y nos equivocamos de camino por lo que tenemos que volver (es a los 3,9 km. de la salida).

Muchas sabinas por el camino (algunas de gran tamaño),  de ahí el nombre del pueblo cercano, que será nuestra meta y que ahora vemos cercano pero que nos estamos alejando de él. Nos cruzamos con unos pastores con su rebaño de ovejas y vemos lo que seguramente serán refugios para los pastores, en medio del monte.

Llegamos a una carretera junto a un cortijo y desde aquí tenemos unas buenas vistas de la sierra de Revolcadores, nevada. A continuación nos dirijimos, ya por un tramo de carretera hasta el pueblo de El Calar de la Santa (situado en alto), donde hacemos una parada para comer y visitarlo un poco. Los dos bares del pueblo (que en principio están aún cerrados), aprovechan para abrir y hacer un poco de caja.

Casas de piedra antiguas se mezclan con otras mucho más recientes y modernas, incluso algunas que aún están a medio construir. Me llama la atención los lavaderos públicos situados a la entrada del pueblo (¿se usarán?: parece que sí). Vemos lo que parece ser el Centro Cultural y también las escuelas, pero lo que no hay es una iglesia.

Tras la parada, salimos del pueblo y tomamos la rambla cercana, en dirección a El Sabinar. Hay grandes cantidades de rocas de alguna cantera cercana, algunas con las marcas de los orificios de los barrenos y también un pequeño arroyo. Todo este tramo es de suave bajada.

En lo alto de la montaña, a la derecha de nuestra marcha, se ven unos vallados de madera que no sabemos qué son y que luego me entero que parece que allí arriba hay cuevas con pinturas rupestres, pero no puedo confirmar este dato.

Tras la bajada y cruzar el arroyuelo por una zona embarrada, con alguna que otra "choza" (porque no se puede llamar casa) y algunos vallados (en parte hechos de somieres de camas) y con latas de refresco oxidadas colgadas (¿como elementos de alarma?), empezamos la ascensión más importante del día, para llegar primero a un pequeño grupo de casas (Arroyo Tercero) donde nuevamente vemos otro lavadero público.

Más adelante, una cantera a nuestra derecha. Tras una pequeña bajada y cruzar un puente en la carretera, nos dirijimos hacia la zona montañosa, adonde subimos campo a través primero y luego por una pista y sendas entre la pinada.

Salimos de la zona emboscada y llegamos de nuevo a los campos abiertos, hasta un pequeño pueblo (aunque no abandonado); hay una casa que es "Mi Capricho". Un empinado camino de tierra nos lleva hasta otro cortijo y de aquí seguimos por el camino de la derecha.

Nos queda una última subidita y ya por último la bajada, con el pueblo de El Sabinar ya a la vista, hasta el mismo (a nuestra derecha, a lo lejos y con las montañas al fondo) queda El Calar de la Santa.

Llegamos al pueblo de El Sabinar y cruzamos por sus calles y plazas (en una de ellas hay una curiosa y bonita escultura de un toro que no sé qué significado pueda tener, además del obvio), pasamos frente a la iglesia (aquí sí que hay),  y llegamos al punto final donde nos espera el autobús para devolvernos a Cartagena.









Altitudes: Salida:  1107 mts;  Máxima: 1271. mínima: 1101 ;  media: 1194.
Pendiente  Máxima: 22,9 %. Media:  3,8 %. Desnivel acum.: 439
Distancia:  20,51 ktms.