martes, 13 de mayo de 2008

Turismo Cartagena - Castillos. Castillo de la Concepción

La colina donde se sitúa el Parque Torres y el Castillo de la Concepción (entre la Muralla del Mar y la calle Cuatro Santos), ha recibido muy diversos nombres a lo largo de su historia, "Cherronesizo", monte de Esculapio, de Alfonso Torres, monte de la Concepción o "castillo de los patos" como se le conoce popularmente.

Por su situación estratégica ha sido parte muy importante de la historia de Cartagena, hasta el punto de que la ciudad nació al amparo de este cerro y creció a partir de él.

El Castillo data de la época de la Reconquista, y fue mandado construir por Enrique III en el siglo XIV, aunque aprovechando materiales procedentes de otras construcciones que allí existían, en los tiempos en que la ciudad fue colonia romana, y que ya habían sido reformadas en época hispano-musulmana.

En el siglo XVI el castillo se encuentra en un estado ruinoso y en él se realizan algunas reformas, aunque de poca importancia. De esta época queda la puerta de acceso que se abría en un lienzo de muralla, que cercaba el recinto del castillo, conocida como la Puerta de la Villa (hecha por Juan Bautista Antonelli), y en la que se puede ver el escudo de Felipe II.


En la segunda mitad del siglo XVII, una vez perdida su función defensiva tras la construcción de los nuevos castillo y murallas, el castillo quedó abandonado y en ruinas. Se decide demolerlo, aunque finalmente no se lleva a cabo por falta de recursos.

Tras numerosas disputas entre el Ministerio de la Guerra, propietario del castillo, y el Ayuntamiento, en 1915 son cedidos a la ciudad de Cartagena, tanto el castillo como la colina de la Concepción comenzándose en 1924 las obras de acondicionamiento de la zona

El proyecto y dirección de la obra fue realizado por Víctor Beltrí, que convirtió el conjunto en un jardín clasicista, típico de los años veinte. En cuanto a los restos arqueológicos existentes, la mayoría se taparon, quedando como única estructura reconocible la Torre del Homenaje, reducto central del Castillo, la Puerta de la Villa y la Linterna, ésta última probablemente sea un faro o torre vigía, de la cual se desconoce la fecha exacta de su construcción, aunque se sabe que ya existía en el siglo XVI.

En los años 80 el recinto sufrió un progresivo deterioro, del que ha sido rescatado en los años 1993 y 1994 gracias a las importantes obras de restauración promovidas por el Ayuntamiento. Esta remodelación tenía por objeto, no sólo reparar las partes deterioradas, también se pretendía recuperar el máximo posible de elementos que tuvieran un valor arqueológico o histórico.En este sentido se han recuperado algunas estancias del castillo, que fueron utilizadas como almacenes y que corresponden al siglo XVIII, la antigua entrada al recinto y dos torreones del siglo XIV.

También se han restaurado los mosáicos pintados por Enrique Gabriel Navarro y Ramón Alonso Luzzy; el monumento al maestro, obra de Ardil, y el busto de Asdrúbal, del mismo artista cartagenero.

Se ha aumentado la extensión dedicada a las zonas ajardinadas, incluyéndose ruevas especies ornamentales y algunas de la flora autóctona como pueden ser los palmitos y sabinas de Cartagena distribuidas regularmente por el Parque o especies aromáticas como romeros, lavandas y tomillos con los que se ha recubierto algunas zonas de las laderas orientadas al Norte. Junto con la mejora y acondicionamiento de los jardines, se han aumentado los equipamientos públicos como el parque infantil, paneles informativos, etc.



No hay comentarios: