viernes, 10 de septiembre de 2010

Ruta de Senderismo: Cala Cerrada - Cartagena Murcia

Hoy es un día gris y muy ventoso, y las previsiones nos dicen que se esperan lluvias que, al final, no han aparecido en toda la mañana, afortunadamente para nosotros aunque muy, muy desgraciadamente para el campo y los cultivos.

Hacemos un cambio en el recorrido debido a la incertidumbre de la evolución de la meteorología, y empezamos el recorrido en la Batería de Castillitos, adonde llegamos en los coches, por la carretera de Cartagena a Mazarrón (por las cuestas del Cedacero) y poco antes de la Azohía, tomando un desvío a la izquierda hacia Campillo de Adentro. Carretera asfaltada y en buen estado en general que lleva hasta la misma batería, aunque un poco estrecha.


Un fuerte viento sopla en la cumbre de Castillitos, donde Paqui nos explica la historia de esta batería y hacemos un breve recorrido por los cañones y dirección de tiro. Posteriormente, hacemos otra breve visita a la otra batería del Atalayón, a la que accedemos por un camino de tierra, tras una breve ascensión. Nos quedó por visitar, por falta de tiempo, la batería del Jorel, situada más abajo de Castillitos, y que acaba junto al faro de Cabo Tiñoso. Todas estas baterías se encuentran muy deterioradas y abandonadas y es una lástima teniendo en cuenta los importantes y elegentas elementos decorativos y arquitectónicos que tuvieron en su día y de los que sólo quedan algunas piedras rotas.

Bajamos a tomar la carretera que sube a Castillitos (aunque la idea era hacerlo por una senda que va por la ladera del monte, pero que puede ser peligroso debido al fuerte viento) y por ella llegamos hasta una pequeña explanada con unos quitamiedos desde donde parte la senda que baja a Cala Cerrada, que se ve allá abajo.

La senda, bien marcada, no ofrece ningunas dificultades; sólo hay un pequeño tramo un poco peligroso que transcurre bordeando el acantilado. Abajo, desembocamos en una rambla, con una gran cueva a la derecha y vamos a parar a la pequeña playa de Cala Cerrada. Parada para comer y descansar. Nuestros valientes chicos de la Cruz Roja aprovechan para darse un pequeño baño a pesar de la temperatura ambiente y la del agua.

Un grupo de submarinistas están haciendo prácticas de buceo en esta cala que, según Bartolo (que es buzo profesional) tiene forma de embudo y tiene profundidades de 40 a 50 metros en mitad de la cala (a unos 30 metros de la orilla).

Unos pocos de nosotros subimos, a través de las piedras del acantilado, a un centenar de metros, para ver la segunda de las calas, que es más pequeña y tan acogedora como la principal.

Terminado el descanso, poco más de las 12 del mediodía, comenzamos la marcha por el mismo camino por el que hemos venido, pero esta vez hacia arriba (muy hacia arriba): antes se veía la cala allá abajo y ahora se ven los quitamiedos de la carretera allá arriba, colgados de las nubes. Sin prisas pero sin pausas, y gracias al fresco que hace, que alivia algo el cansancio, llegamos a la carretera, donde se inicia la senda y continuamos por la carretera asfaltada, subiendo, hasta llegar de nuevo a la batería de Castillitos donde nos dejamos los coches a la llegada. Poco más de la una de la tarde.

Y, como es normal y habitual, al subir a los coches para volver a casa se acaba la ruta por hoy y, como también es habitual, estamos ya con la vista puesta en la próxima, dentro de 15 días, que no va a ser menos interesante que la de hoy.





EL RECORRIDO.

Duración: de 2'30 horas a 3'00 horas.

Desnivel: cota máxima alcanzada 285 mts., mínima 0 mts. en Cala Cerrada)

Dificultad: Fácil, pero tendremos precaución en la bajada. ya que es un poco inclinada y se realiza por una senda hecha por la bajada de aguas.

Consejos: Itinerario de ida y vuelta por el mismo camino, llevar agua abundante, calzado adecuado, cámara de fotos y bañador.

EL ITINERARIO: Comenzaremos el recorrido en la carretera que nos lleva desde Campillo de Adentro hasta Cabo Tiñoso en coche. Antes de llegar a la fortaleza de Castillitos a unos dos km., a la derecha, se encuentra una explanada detrás de un quitamiedos. Allí dejaremos los coches y continuando por la carretera a pie unos 200 mts. encontraremos el Collado de Santa Catalina que nos conducirá hasta nuestro objetivo.

Comenzaremos a descender por un sendero estrecho realizado por las bajadas de agua de lluvia, sendero muy bonito y lleno de pinos, romero, tomillo y palmitos vegetación tan típica de nuestra comarca. Después de atravesar dos ramblas nos encontraremos con una cala llamada Cala Abierta por encontrarse sin abrigo a ningún viento. En este tramo atravesaremos unos acantilados casi en vertical por lo que tendremos especial cuidado.

En un último tramo por donde tendremos que sortear algunas piedras llegaremos por fin hasta Cala Cerrada como su nombre indica se encuentra cerrada a los vientos y malas mares.

Cala Cerrada está compuesta por dos calas: la que divisamos mientras bajamos y a más a la derecha, otra más pequeña que también está al abrigo del viento. Dominando sobre estas dos calas se encuentran una serie de montañas llamadas El Castillo.

La subida la realizaremos por el mismo lugar. A pesar de que está empinada, si la hacemos sin prisas podremos disfrutar de esta ruta.

Como complemento de esta ruta ya que es un poco corta subiremos hasta la batería de Castillitos, llamada así porque su construcción se asemeja a un castillo medieval. Esta batería fue construida en el año 1.929, como consecuencia del Plan de Defensa de Bases Navales de Primo de Rivera. La batería es gemela con la de Las Cenizas en Portmán y son las baterías de costa más importantes de España. Esta artillada con dos cañones Vicker y su alcance es de 35.000 mts..