jueves, 29 de noviembre de 2012

Senderismo por las baterias de Cabo Tinoso



El de hoy es un recorrido por las 3 baterías de Cabo Tiñoso, y ya puestos, hasta el faro de este cabo. A la vuelta, visita a otra batería que no tenía documentada. Pero vayamos por pasos (nunca mejor dicho).

Llego en coche hasta el aparcamiento que han habilitado antes de llegar a la batería de Castillitos, que no es más que una explanada de tierra con dos niveles, al superior de los cuales se accede por una empinada cuesta empedrada en bastante mal estado, por lo que, si puedes, es mejor llegar temprano y coger sitio abajo.

Así lo hago yo, pero me encuentro que no soy el único ni el primero, pues
había un par de parejas jóvenes que habían pasado allí la noche (precioso lugar para hacerlo, y con buenas vistas) y otro coche de alguien que estaría también andando por ahí.

Mi primer destino es la subida hasta la batería del Atalayón, la más elevada de las tres y también la que está en peor estado: casi en ruinas. Subiendo, hay un cortado con un acantilado impresionante y, desde arriba, unas vistas insuperables de toda la costa de Cartagena desde el lejano puerto de Escombreras hasta la Cala Salitrona, aquí abajo. Por el otro lado, tenemos desde la cercana Cala Abierta y Cala Cerrada hasta el lejano Cabo Cope, en Águilas.

(Ver más fotos de la Batería del Atalayón)

Bajo por el mismo camino hasta la siguiente parada: la Batería de Castillitos, quizás la más conocida, visitada y fotografiada de las tres, porque está cerca del aparcamiento y no hay que subir mucho (a la vuelta, porque a la ida es bajada) y también por sus impresionantes cañones (que aún siguen allí) junto a los cuales todo el mundo quiere tener un recuerdo (yo también).

Allí encuentro unos ciclistas que dicen venir desde Bolnuevo y a los que volvería a encontrar más adelante y más abajo. Hago un recorrido bajo un cañón, a golpe de linterna, por sus instalaciones subterráneas y voy a salir al borde del precipicio. ¡ Bonitas vistas !

Sigo bajando, esta vez por una senda que lleva hasta la dirección de tiro de la batería siguiente, que es la de Jorel. Lo hago por la senda que ves en la fotografía que sale de la parte izquierda y llega al pico de enfrente, que es donde está la dirección de tiro.

(Ver más fotos de la batería de Castillitos.)

Bajo por la senda hasta el camino que lleva hasta la tercera batería: la del Jorel. Ésta también conserva sus cañones y está (igual que la de Castillitos) restaurada y arreglada.

Por un camino en el que no falta un túnel que atraviesa la montaña, llego hasta el puesto de mando, entre enormes acantilados y una "V" gigante. ¡ Vaya sitio más impresionante !.

(Ver más fotos de la batería de El Jorel.)

Y ya que estoy aquí tan cerca, decido terminar la bajada llegando al faro de Cabo Tiñoso, que es el extremo de este macizo montañoso y último lugar adonde podemos llegar andando (bueno, o en bici, como los ciclistas que antes ví en la batería de Castillitos y que también han bajado hasta aquí). Incluso se podría llegar en coche (porque lo que hay es un camino ancho y en su mayor parte asfaltado), si no fuera por la valla que hay en el aparcamiento y que impide el paso de turistas curiosos y quizás también poco cuidadosos.

Allá arriba, en lo más alto, las rocas han formado un curioso arco de piedra, digno de una buena foto.

Cuando ya no puedo seguir avanzando, inicio el regreso: todo en subida, esta vez por la pista de asfalto, hasta llegar a Castillitos y un poco más arriba, al aparcamiento donde me espera el coche.

De vuelta a casa, y ya pasado el mediodía, última visita del día y última batería, que hasta hace poco no sabía que existía: la batería de Loma Larga, situada junto a la carretera, pero un poco en alto y con tanto matorral que está casi tapada y si no sabes que está allí, pues pasas de largo sin verla (bueno, yo al menos).

Pero esta vez sí que voy expresamente a verla y no me paso de largo. La sorpresa fue que está habitada, no sé por quién, pero sí sé que tiene un perro, un pastor alemán por más señas. Nos quedamos mirándonos sin hacer nada más durante unos interminables segundos (sorprendidos ambos por la inesperada presencia) hasta que yo decido dar media vuelta y él decide ponerse a ladrar. Menos mal que además de habitada está vallada, y el chucho está por la parte de adentro.

No obstante, tengo que cambiar la ruta para poder acceder a las barbetas de los cañones sin pasar junto a la valla del perro, y ello me obliga a subir a la loma y pasar por arriba y luego bajar por donde puedo. De la batería, queda muy poco y, como digo, medio tapado por matas y arbustos. A lo lejos, sobre la rambla, quedan las ruinas del acuartelamiento: quizás otro día me acerque para verlo de cerca, pero hoy ya no hay tiempo.

(Ver más fotos de la batería de Loma Larga.)


Altitudes: Salida: 254 mts;  Máxima: 325 mts.;  mínima: 30 mts. ;  media: 210 mts.
Pendiente  Máxima: 47,6%. Media: 12.5 %
Distancia: 8.75 ktms.