viernes, 26 de julio de 2013

Senderismo por la Sierra del Carche


    La de hoy ha sido una larga ruta que nos ha llevado hasta la cumbre de la Sierra del Carche (el pico de La Madama, a 1371 metros de altitud) y después una larga bajada de vuelta. Han sido en total 22 kilómetros y un desnivel acumulado de más de 700 metros.

    Para llegar al punto de comienzo, vamos desde Murcia hasta Jumilla, por la N-344 y poco antes de entrar a Jumilla tomamos una carretera a la derecha (la MU-15A) en dirección a El Carche. A 7 kilómetros nos desviamos a la derecha por otra carretera que va a unas bodegas (El Carchelo). Pasadas estas bodegas, la carretera asfaltada pasa a ser camino de tierra y piedras, ascendente, y finalmente llegamos a un pequeño aparcamiento de tierra a la izquierda, que es donde comienza la senda.

    En vez de tomar la pista de subida, que está a nuestra izquierda, seguimos de frente, cruzando el terreno con hierba y subiendo luego por un barranco, entre pinos, hasta alcanzar finalmente la pista. Una vez en ella, seguimos a la derecha, bordeando el monte y viendo enfrente y abajo las salinas de La Rosa.


    Dejamos la pista en un punto indicado por una señal de PR de madera, que indica el comienzo de una senda que se desvía a la izquierda y comenzamos una empinada ascensión por ella. Es la llamada "senda de los leñadores". Vemos muchos pinos cortados y hechos leña (no sabemos si por ello se llama así la senda), algunos de ellos quemados (posiblemente hubo un incendio, que no sería nada extraño).

    También, periódicamente, vemos pinos que tienen una chapa metálica con un número: dicen que son puestos para cazadores (caza del jabalí, aunque no vemos ninguno).

    He revisado los datos de esta misma ruta que hicimos por aquí hace ya muchos años y en aquella ocasión sí había una gran pinada en esta senda; ahora nos falta la sombra pero se ve el paisaje, destacando el que es nuestro objetivo, la cumbre de esta Sierra, junto con las otras dos cumbres cercanas.

    Tras este ascenso, que no es largo (unos 3 kilómetros desde el comienzo de la senda) pero sí que empinado (pasamos de 760 metros a 1180 metros de altitud), alcanzamos de nuevo la pista forestal. Debido al problema del tiempo que nos queda, dudamos si seguir hasta la cumbre, hasta el pozo de la nieve o volver ya desde aquí (pues la vuelta la queremos hacer por la pista). Al final seguimos hacia la cumbre, hacia la izquierda, siguiendo la pista.

    A la derecha dejamos una senda que indica que va hacia el pozo de la nieve (que vemos allí abajo, entre pinos y medio en ruinas) pero no vamos a visitarlo. Poco más adelante nos encontramos un cruce de caminos, con otra pista que sube desde La Alberquilla, a la izquierda y otra senda a la derecha que indica de nuevo hacia el pozo de la nieve.

    A partir de este punto, la pista se empina algo más, ahora que falta poco para llegar a la cumbre (unos 900 metros). Antes de llegar a ella, vemos un lugar señalado en la ladera de la montaña como pista de despegue de parapentes y alas delta (un poco de pista hormigonada y un indicador para ver la dirección y fuerza del viento).

     Y llegamos a la cumbre (subiendo unos escalones de piedra) donde nos encontramos unas cuantas antenas y un refugio de madera, pequeñito pero acogedor, con una vela sobre una mesa, aunque no tiene camas como el refugio de Peñas Blancas. También no podía faltar el vértice geodésico, al que se puede subir por una cómoda escalera metálica.

    Y el paisaje y las vistas desde aquí, como siempre suele pasar en todas las cumbres, es espléndido. Creemos ver el mar en dirección nordeste en lo que podría ser la costa alicantina y las sierras montañosas de los alrededores.

    No nos podemos demorar mucho pues nos queda aún una larga bajada, por lo que sin perder mucho tiempo iniciamos ésta por la misma pista que hemos venido (bueno, tampoco hay otra). Como digo, nuestra intención es bajar por toda la pista, aunque sea más larga, y no por sendas y atajos que no conocemos.

    La bajada se hace muyyyyy larga e incluso frustrante, pues después de andar más de 8 kilómetros apenas hemos bajado 400 metros de desnivel; seguimos viendo las antenas y el refugio de la cumbre bastante cerca y, lo peor: vamos en dirección contraria a donde está la meta y haciendo curvas y curvas, siempre casi en el mismo sitio, pero ya sabíamos que iba a ser así. Eso sí, es muy cómoda porque el camino es ancho y bueno (en algún sitio es algo más pedregoso) y no tiene casi pendiente (eso es lo malo).

    La recompensa de hacer toda la senda es el poder pasar y ver (con cierta prisa, eso sí), sitios como La Pedriza, La Oblanquilla, el Barranco de San Cristóbal, .... La desventaja: que se va poniendo el sol y cada vez tenemos más ganas de llegar.

    Poco más adelante del atajo con el que comenzamos la ruta, intentamos tomar otro atajo monte a través pero al final, por la mucha vegetación y no saber si vamos por buen "camino", volvemos a la pista y seguimos por ella: total, ya llevamos muchos kilómetros andados, un poco más no importa, si es por buen camino como éste.

    Ésto también nos permite pasar por otro cruce de caminos y ver el que lleva al Collado Gaspar, que quizás hagamos otro día. Por hoy ya hemos recorrido bastante y poco más adelante llegamos, por fin, al punto de comienzo donde nos esperan los vehículos, ya casi con el sol puesto.





    Altitudes: Salida:  650 mts;  Máxima: 1364 (1371) . mínima: 650 ;  media: 1020 .
    Pendiente  Máxima: 34.2 %. Media:  9.6 % . Desnivel acum.: 713
    Distancia:  21,93 ktms.