miércoles, 11 de diciembre de 2013

Senderismo por Fuente Caputa

Un recorrido bonito y no muy complicado por el cauce de la Rambla de Perea, junto a un paraje de nombre un poco "malsonante": Fuente Caputa. Es la primera ruta que hago tras el accidente.

El comienzo de la ruta es un pequeño descampado junto a un puente de piedra con 3 ojos, sobre un pequeño riachuelo tapizado de plantas acuáticas. Hay un cartel explicativo de esta ruta por la rambla; frente a nosotros, a la izquierda y al otro lado del cauce de la rambla, se eleva un gran macizo rocoso, junto a un valle poblado de pinos.


A unos doscientos metros del punto de comienzo nos encontramos ya una primera poza de agua, de no muy grandes dimensiones aunque no sé qué tal de profunda. Seguimos bajando por la rambla, por las rocas, junto al cauce y charcos de agua y los cañaverales.

A unos 800 metros del comienzo de la ruta, llegamos, de forma imprevista, hasta la poza de agua principal. Y digo de forma imprevista porque vas andando por la senda y solo ves el acueducto y, de pronto, la senda gira bruscamente a la derecha y de frente, en el sentido de la marcha que llevabas, hay un alto cortado y allí abajo, el agua: como vayas rápido es fácil que te caigas al precipicio, porque no te lo esperas.

Es también en esta zona donde hay unas cuerdas sujetas a la roca para agarrarte y ayudarte a bajar las rocas. Esta laguna sí que es grande y parece que también profunda. Tiene una pequeña cascada en su comienzo y por el otro lado, como digo, el acueducto del Canal del Taibilla.

Pasado el acueducto, arriba y a la derecha, la Central Eléctrica de Perea. Dejamos de momento la rambla y continuamos por una carretera, atravesando un puente. Poco más adelante hay unas pequeñas cuevas (¿estuvieron habitadas alguna vez?) junto a la carretera.

Dejamos la carretera y volvemos de nuevo a la rambla, en cuyo margen izquierdo podemos ver lo que queda de la llamada Casa de Perea. Las rocas de la orilla izquierda de la rambla aparecen bastante erosionadas y ello es aprovechado más adelante para crear una zona de escalada en la que encontramos altas paredes llenas de mosquetones y otro material de escalada.

Medio kilómetro después de esta zona de escalada, dejamos definitivamente la rambla (que continúa muchos kilómetros más abajo hasta llegar a Los Baños, cerca de La Puebla de Mula) y comenzamos a ascender por un camino junto a un caserío que no parece deshabitado (aunque ahora no vemos a nadie por allí).

El camino llega a una carretera asfaltada y continúa ascendiendo, y un pequeño repecho que hay de bajada, llegamos a un cruce en el que si tomamos a la derecha, bajamos de nuevo a la rambla; pero nosotros seguimos ascendiendo por el camino de la izquierda.

Desde un punto de este recorrido ascendente, tendremos unas vistas privilegiadas del Embalse de La Cierva, que ahora se encuentra como a mitad de su capacidad o más, creo yo.

Siguiendo nuestra ruta llegamos al punto más alto de nuestro recorrido, donde nos encontramos un cruce junto a una casa deshabitada aunque no del todo en ruinas: seguimos de frente y luego, por el camino de la izquierda.

Ahora toca una larga bajada, por un camino por cierto bastante pedregoso. Nos tenemos que dar prisa porque ya se está poniendo el sol: eso es lo malo del invierno, que las tardes son muy cortas y no se pueden hacer rutas muy largas.

Pasamos de nuevo junto a la primera laguna, pero esta vez por un camino algo más elevado que en la ida y llegamos finalmente al descampado junto al puente. Como decía al principio, una ruta no muy larga y con poca dificultad.









Altitudes: Salida:  401 mts;  Máxima: 534 (543) . mínima: 330 ;  media: 450.
Pendiente  Máxima: 13,3 %. Media:  . Desnivel acum.: 194
Distancia:  9,6 ktms.



No hay comentarios: