viernes, 15 de febrero de 2013

Senderismo Monte de Galeras y La Algameca



Hoy toca visitar la última fortaleza militar que ha estado en activo hasta hace pocos años (bueno, si lees esto dentro de 50 años entonces ya hará más tiempo). Me refiero al Castillo de Galeras, situado en la cima del monte de Galeras.

Tenemos el invierno recién estrenado, pero hoy hace un día de verano, con más de 20 grados de temperatura y un sol que más bien parece el mes de agosto: hoy se puede ir de manga corta sin problemas.

La subida la hago por el sitio habitual, partiendo desde el aparcamiento cercano a la entrada de Navantia,
por la carretera que va hasta el Faro de Navidad. Al poco, sale una pista asfaltada a la derecha, indicada como camino militar y cerrada por una verja que se prolonga más allá del camino. Pero en la foto ya ves claramente por dónde hay que pasar.

Al poco de comenzar la subida sale otro camino a la izquierda que rodea el monte por la parte oriental y llega hasta la Batería de San Fulgencio y el camino que sube hasta las baterías de Fajardo. Tú sigue por el camino de la derecha, que es el que sube al Castillo.

La ascensión es fácil, por un camino sinuoso. Lo mejor de todo: las vistas de la ciudad y el puerto, que conforme subes se va viendo mejor. También puedes ver el interior del Arsenal Militar y las instalaciones de los astilleros de Navantia. En la zona del carenero hay un lujoso yate blanco en reparaciones. Multitud de ciclistas se dan cita hoy aquí (supongo que ésta es una subida habitual).

Al fin llego al castillo y, como era de esperar, está la puerta cerrada con candado. Pero bordeándolo por la derecha, llega un momento en que la valla acaba y puedes pasar al recinto: así lo hago. Doy la vuelta al castillo hasta llegar a la rampa que sube a la plaza de armas, frente a la puerta de entrada, donde se conserva el mástil de la bandera y una garita de vigilancia.

La puerta de acceso al interior del castillo está también cerrada y aquí sí que no se puede hacer nada por entrar. Menos mal que hace unos años, en otra excursión, sí que pudimos entrar al interior y vimos sus instalaciones, el patio interior y las celdas donde estaban los presos. Aquí encontrarás todas esas fotos. Hoy no va a poder ser; aunque no hace mucho, en una jornada de reforestación de las laderas del monte, sí abrieron también las puertas para el personal que fue a plantar árboles (pero yo no estuve).

La bajada que hago NO te la recomiento en absoluto. Quiero ir hasta la batería de San Fulgencio y allí tomar la senda que va hasta La Algameca. El camino normal es volver por la pista asfaltada hasta el cruce con el camino que rodea el monte y hubiera sido muy cómodo y fácil.

Pero no, yo quiero ver si se puede bajar por la ladera sur del monte, directamente hasta la batería. Así que empiezo a bajar pegado a una pared. Más o menos cómodamente bajo hasta un punto en que es imposible seguir porque llegas a un precipicio. Ahí abajo se ve la senda, ¡¡ pero hay que llegar a ella !!. Así que me voy para la izquierda buscando por donde bajar que no hay precipicios, árboles y/o matorral que impida el paso.

Con más o menos dificultad (más bien con "más"), subiendo y bajando, al final consigo hacerlo por una vertiente que no tenía muchos arbustos. Como recuerdo de mi bajada, me llevo a casa unos cuantos cortes en la pierna y 5 espinas en el antebrazo, que en casa tengo que sacar con unas pinzas.

Una vez que encuentro la senda que se dirige a La Algameca, la cosa ya es más fácil. Lo primero que pasa es por unos acantilados y no renuncio a la oportunidad de asomarme para verlos. El resto de la senda es fácil, aunque en algún momento hay que apartar algunos arbustos que casi cierran el paso.

Y llego a un nivel por encima del poblado de La Algameca. La senda se acaba y tengo que buscar por dónde bajar y poder pasar, que no sea por encima de los tejados de las casas. Al final encuentro un hueco y un callejón entre dos casas y salgo por allí hasta el camino (que hace las veces de calle principal del poblado) que tomo a la derecha hasta la entrada del poblado, donde hay una barca dando la bienvenida.

El resto de la excursión es seguir este camino que pasa junto a la rambla por la izquierda y la muralla de Carlos III por la derecha (esta es una de las zonas en que mejor se conserva este monumento), y que lleva de nuevo hasta el aparcamiento de Navantia, donde termino la excursión.



Altitudes: Salida:  6 mts;  Máxima: 191 mts. mínima: 5 mts. ;  media: 89 mts.
Pendiente  Máxima: 50.2 %. Media:  10.3 %
Distancia:  6.72 ktms.



No hay comentarios: