lunes, 3 de marzo de 2014

Senderismo de Guardamar a Santa Pola

Con el CEX de Cartagena hemos hecho hoy un agradable y bonito paseo invernal por las 
playas mediterráneas del levante, bajo el sol de febrero (23 grados a la sombra), típico solo de esta zona (incluso hay gente bañándose).

De río a río, vamos desde la desembocadura del río Segura en Guardamar (del Segura, claro) hasta la desembocadura del Vinalopó (que además de ser unas uvas también es un río) y ya, para no quedarnos aquí, con el río, pues continuamos hasta la ciudad de Santa Pola.

Comenzamos la marcha en un descampado a orillas de la carretera N-332 que, al igual que nosotros, viene de Guardamar del Segura y sigue hacia Santa Pola. Hay en este lugar un bar, extranjero como casi todos los establecimientos de por aquí, que permanece cerrado a estas horas.



LLegamos al canal del Progreso (uno de los varios canales que acompañan al Río Segura en su desembocadura) y seguimos su curso, pasando junto a un criadero de alevines de lubinas y doradas y llegando hasta el mar, hasta la desembocadura de este canal (el río Segura queda más allá del canal).

Volvemos un poco sobre nuestros pasos para adentrarnos en la zona de las dunas (las Dunas de Guardamar)... y empezamos a pisar arena blanda, cosa que vamos a ir haciendo mucho rato. Subimos y bajamos por las dunas, alcanzando en esta parte el tramo más alto del recorrido: nada menos que 20 metros de altitud. No es gran cosa, pero es suficiente para elevarnos por encima de la alfombra de pinos que se extiende hasta el mar ¡¡ magnífico !!

Tras un buen rato por las dunas, decidimos ir a buscar la orilla del mar y así lo hacemos. Orilla del mar (Mediterráneo, claro) que no dejaremos ya hasta llegar a Santa Pola.

Aquí la dificultad no está en subir o bajar pendientes sino en andar por la blanda arena y no sé cual de las dos cosas es peor. Por ello vamos todo el rato buscando la más firme y dura arena, junto al agua. Algunos optamos por descalzarnos y caminar durante un buen rato por las frescas aguas y la arena mojada.

Nos cruzamos con un par de amazonas poco antes de llegar hasta un restaurante (cerrado) y un grupo de casas (habitadas muchas), donde hacemos una parada "técnica".

Seguimos andando por la playa en dirección Santa Pola, que aún se ve muy lejos. Ahora pasamos frente a una larga fila de casas (de nuevo hay muchas de ellas habitadas, lo que parece indicar que son residentes, no veraneantes), que acaba en una gran plaza, llena de autocaravanas (casi todas extranjeras).

Estamos a la altura de las dunas de Pinet y vemos un cartel indicador del  GR-232, que recorre estas playas, como nosotros.

Lo siguiente que encontramos son las salinas del Pinet y de Bonmatí: montañas enormes de blanca sal por detrás de la línea de las dunas.

Cuando llevamos 11 kilómetros andados, llegamos a la "gran dificultad" del día: atravesar la desembocadura del río Vinalopó : menos mal que sólo hay medio metro de altura de agua y 3 o 4 metros de anchura (nada que ver con el Amazonas). Aún así, un resbalón en las rocas del fondo estuvo a punto de hacer que me mojara algo más que las rodillas...

Tras cruzar el río, algunos siguen descalzos y otros nos secamos y calzamos para seguir pateando arena. Ahora sí que están cerca los edificios y ya se pueden ver a los que están asomados en las ventanas. Pasamos frente a los restos de lo que fue un bunker en otros tiempos (peores) y al fondo una silueta bien conocida por propios y extraños.

Punto de reunión en lo que fuera el muelle de las salinas de Santa Pola, donde hay un par de casamatas y los restos de una gabarra que transportaba la sal.

Cuando ya estamos todos de nuevo reunidos, retomamos la marcha, entrando ya en la ciudad de Santa Pola, por un paseo junto al mar que lleva el nombre de un famoso e histórico escritor, periodista y político valenciano. Por este paseo, lleno de restaurantes y otros comercios llegamos al centro turístico de la población, en los alrededores del Club Náutico.

Aquí damos por terminada la ruta, aunque no se acaba el andar, pues tras callejear un poco y comer algo, tenemos que dirigirnos al autobús que nos espera bastante más al interior de la ciudad, junto a la zona donde, por lo visto, habían hecho un mercadillo dominical y donde hay también unos restos arqueológicos.





Altitudes: Salida:  7 mts;  Máxima: 20 (20). mínima: 0 ;  media: 5.
Pendiente  Máxima: 4,3%. Media: 0,7%  . Desnivel acum.: 53
Distancia:  16,15 ktms.





No hay comentarios: